Editorial Agrícola
Economía

¿Y si conociéramos cómo se producen nuestros alimentos?

10/01/2022

Esto no va de política, va de realidad y la realidad es que la gran mayoría de la población desconoce los procesos de producción de alimentos. Garzón solo es un ejemplo, desgraciado, pero sólo uno, de lo que es un desconocimiento generalizado de cómo se producen los alimentos en nuestro país y en el resto del mundo.

Por Rosa Carabaño. Catedrática de Nutrición Animal. ETSIAAB. UPM


 Sorprende porque él es el responsable del Ministerio de Consumo, pero casi sorprende más que no exista comunicación entre dos ministerios que deberían estar muy relacionados como Agricultura y Consumo.

La realidad es que lo que algunos llaman agricultura y ganadería tradicional desapareció hace más de 40 años. Ese modelo de producción no existe por razones económicas, demográficas y de bienestar de nuestra escasa población rural. Entre un 80 y un 90%, de los productos que consumimos proceden de ganadería y agricultura intensiva. Pero intensivo no es sinónimo de "mala calidad" como muchos tienen asumido. Los cambios de nuestro sistema agrario han incluido la adopción de los estándares de calidad que demandan los consumidores de la UE. Parece olvidarse que estos estándares son los más altos del planeta, en cuanto a seguridad, salubridad y sostenibilidad. 

Evidentemente todo es mejorable y el sector es sensible a estas demandas y evolucionará a hacia los nuevos objetivos como lo ha hecho en los últimos 40 años. Pero que quede claro, ningún país fuera de los estándares de la UE alcanzará nuestras exigencias. 

Desde hace más de 40 años, podemos encontrar legislación y regulaciones para el uso de fitosanitarios, antibióticos o cualquier otra sustancia que se pueda utilizar en la nutrición de plantas y animales para asegurar CERO residuos en los productos que consumimos. La inspección veterinaria asegura la sanidad y salubridad de nuestros alimentos. 

Por supuesto lo mismo se ha realizado con la contaminación medioambiental. Estas leyes han permitido, por ejemplo, reducir la utilización de fitosanitarios al 30% desde los años 70, o que esté prohibido el uso de antibióticos sin prescripción veterinaria y utilizando moléculas diferentes a las que se utilizan en humana. Por supuesto están prohibidas desde hace mucho tiempo el uso de hormonas, o cualquier otro aditivo no autorizado por la UE después de unas exhaustivas pruebas de registro. El incumplimiento de estas leyes es un delito contra la salud pública y está penalizado con cárcel.

 He visto en las redes sociales que muchos hacían alabanzas a los productos de "antes" o los alimentos producidos en extensivo. He de deciros que los estudios científicos donde se comparan, por ejemplo, huevos camperos frente a huevos en intensivo, no se observan cambios en su valor nutritivo y que el consumidor es incapaz de diferenciarlos en una cata a ciegas. Lo mismo pasa con los productos ecológicos frente a no ecológicos. Sí hay ventajas medioambientales en la producción ecológica o en la producción extensiva, por ejemplo, en la conservación de los suelos o biosistemas, también hay diferencias en los alimentos cuando se comparan productos que proceden de razas distintas, o mejoras cuando se consumen productos de proximidad, porque el producto es más fresco, pero no por el manejo. Nuestros productos agrarios son de los mejores del mundo, sean de origen convencional (intensivo), extensivo o ecológicos. En este sentido conviene explicar que somos el país de Europa con mayor superficie de agricultura ecológica y el cuarto a nivel mundial, tal vez Garzón esto tampoco lo sepa.

"Animales torturados" 

Por supuesto, igual que se exige formación para usar fitosanitarios, se exige personal con conocimiento sobre bienestar animal. Nuestros sistemas de producción aseguran el confort de los animales y la ausencia de dolor, estrés, miedo, malnutrición, o malestar físico o térmico. Desde finales de los 80 se legisla sobre bienestar animal de acuerdo a los datos científicos obtenidos en estudios de comportamiento animal y fisiología del dolor. Estos conocimientos son la base del diseño de alojamientos y del manejo animal. ¡¡Pero ojo!! no todos los comportamientos entre animales son iguales y por supuesto no suelen coincidir con nuestra percepción (humana) de lo que es la comodidad. 

Concepto de macrogranja 

Este concepto se toma como un aspecto peyorativo y hace mención al tamaño excesivo. Ciertamente el riesgo que se corre de tener un accidente medioambiental si concentras agricultura o ganadería en un territorio es mayor, pero curiosamente las granjas de mayor tamaño son las más tecnificadas y las que cuentan con más medios económicos para un manejo más eficiente de las deyecciones, incluso son las que más innovan con prácticas de economía circular. Por ejemplo, reutilizar los purines líquidos en obtener un producto sólido y autorizado para agricultura ecológica. Que además reduce el olor y facilita la aplicación en campo. ¡¡¡Ojo!!! La UE quiere reducir para el 2030 la utilización de abonos minerales en agricultura a la mitad. ¿Con que vamos a abonar? Lo que es un problema se puede convertir en una oportunidad de sostenibilidad. 

Lo que provoca el aumento del tamaño de las explotaciones, en toda Europa, es la congelación de los precios que perciben agricultores y ganaderos desde hace ya mucho tiempo, reduciendo por tanto los márgenes por animal o por hectárea. Esto ha llevado a una disminución del número de granjas, pero a un aumento del tamaño. Uno de los principios de la política agrícola comunitaria es garantizar el suministro de alimentos a la población, y ha seguido garantizándose. 

Dicho esto, es difícil saber que se considera a nivel coloquial como macrogranja, pero lo que parece que nadie sabe es que en la legislación actual ya hay una limitación del tamaño de las explotaciones ganaderas para limitar los problemas que pudieran ocasionar, que su instalación en un territorio determinado está condicionada por numerosos parámetros ambientales y que son instalaciones sometidas a un control e inspección exhaustivos. 

En resumen, España cumple las normas más exigentes de calidad en productos ganaderos y seguirá evolucionando para seguir mejorándolas.

Informaciones relacionadas
Tags:

<< volver

Zona Privada

Acceso al área privada de la web

Identificación usuario
Editorial Agrícola Conocer la agricultura y la ganadería Libros Agrigultura Ganadería Más que máquinas WEB TV