Editorial Agricola
Sanidad animal

'Desde Ceva nos comprometemos en la prevención de la coccidiosis y la anemia, así como en el manejo de los primeros días de vida del lechón'

16/07/2019

Entrevista a la responsable de marketing porcino de Ceva Salud Animal, Marta Carmona


GANADERÍA. Ceva ha presentado Forceris, un producto farmacológico que cambia el manejo del lechón, ¿nos puedes explicar de qué se trata?
MARTA CARMONA. Forceris es una innovadora combinación de tratamientos preventivos frente a dos enfermedades muy comunes en el lechón, como son la anemia ferropénica y la coccidiosis porcina. Desde ahora será posible realizarlos con Forceris en una sola aplicación inyectable, mediante la combinación de toltrazurilo y hierro gleptoferron. Está indicado para la prevención de la deficiencia de hierro y de los signos clínicos de coccidiosis, además de reducir la excreción de ooquistes, un paso más en cuanto a la prevención de la coccidiosis, ya que ningún toltrazurilo registrado hasta el momento tenía esta indicación.

GAN. ¿Qué va a aportar Forceris en el día a día de la explotación?
M.C. Con Forceris evitamos uno de los manejos más engorrosos del lechón en los primeros días de vida, como es la aplicación vía oral de toltrazurilo. Ahora, en una sola inyección aplicamos ambos tratamientos, lo que conlleva ahorro de tiempo y mano de obra, así como una mayor comodidad en su aplicación. Además mejoramos el bienestar del animal, al reducir el número de tratamientos y manejos.

GAN. ¿Qué experiencia tiene Ceva en este campo?
M.C. Nuestra experiencia en el manejo del lechón, y concretamente en la prevención de estas dos patologías, viene
de lejos. Ceva también comercializa los dos tratamientos por separado, Cevazuril y Gleptosil, con los que se han tratado millones de lechones. Gracias a nuestra experiencia sabemos, por ejemplo, que en España la prevalencia de la coccidiosis es elevada. En un estudio reciente realizado por Ceva se observó que la prevalencia de coccidiosis en las granjas analizadas fue superior al 80%.

GAN. En cuanto a la vía de aplicación, ¿qué ventajas aporta la vía inyectable?
M.C. La vía inyectable, desde nuestro punto de vista, es una vía más fiable que la vía oral. Nuestra experiencia nos indica
que al aplicar un producto vía oral a lechones no es fácil asegurar que la dosis completa acabe siendo ingerida por el animal. Además la formulación inyectable de Forceris tiene una liposolubilidad excelente, y se distribuye efectivamente en el intestino delgado. La farmacocinética del producto asegura una elevada concentración, tanto de toltrazurilo como de su principal metabolito activo, la toltrazuril sulfona, en las células del yeyuno y del íleon, donde se localiza el parásito.

GAN. ¿Cómo se administra Forceris?
M.C. Forceris se administra en dosis única y fija de 1,5 ml por lechón, entre las 24-96 h tras el nacimiento. Es importante destacar que con Forceris podemos tratar a los lechones tras las primeras 24 h de vida. Esta prevención temprana es esencial para disminuir el impacto de ambas enfermedades y, especialmente, para la coccidiosis en casos de infecciones tempranas.

GAN. Seguro que ya habéis realizado ensayos clínicos con Forceris, ¿nos podrías adelantar algún dato relevante?
M.C. Se han publicado ya varios estudios demostrando la eficacia de Forceris. Se ha demostrado la reducción en los síntomas de diarrea, la reducción en la excreción de ooquistes e incluso en una prueba experimental Forceris fue capaz de eliminar totalmente la excreción de ooquistes (1). También vemos que en los estudios comparativos con otras formulaciones de hierro dextrano, Forceris fue capaz de mejorar los parámetros hematológicos y reducir el número de lechones anémicos a los 31 días (2).

1. Joachim et al., Parasites & Vectors, 2018
2. Sperling et al. Veterinary Record, 2018

Informaciones relacionadas

<< volver

Zona Privada

Acceso al área privada de la web

Identificación usuario
Editorial Agrícola Conocer la agricultura y la ganadería Libros Agrigultura Ganadería Más que máquinas WEB TV